domingo, 5 de febrero de 2012

UNA PLUMA EN LA TUMBA DE PIAGET


Decía el poeta José Manuel Caballero Bonald: “A batallas de amor campo de plumas”
Es la pluma el abrigo sustantivo de las aves, la piel de la gramática del cielo en el que se enarbolan como astros durante las radiantes primaveras.  Penacho de los versos del poeta que es fácil ataviar con adjetivos: mullida, suave, grácil, mensajera, acariciadora, ligera…  pluma.
El Diccionario de la RAE la define como: Cada una de las piezas de que está cubierto el cuerpo de las aves. Consta de un tubo o cañón  inserto en la piel y de un astil guarnecido de barbillas. En una segunda acepción del mismo diccionario encontramos: pluma de ave que cortada convenientemente en la extremidad del cañón, servía para escribir. Y… en eso estamos.
El maestro, Federico Martín Nebras se encontraba el pasado septiembre  por motivos de trabajo en la ciudad de Ginebra y se acercó a visitar  la tumba de Piaget. Jean Piaget, célebre científico, filósofo, pedagogo se dedicó parte de su vida a la exploración del mundo interior infantil; afirmó que el pensamiento de los niños es muy diferente al de los adultos y lo organizó por etapas.
El gran Piaget fumaba en pipa y se nos muestra fotografiado, a menudo, con una gorra en forma de boina.
El maestro, Federico frente a la tumba del otro gran maestro; su cabeza adornada con una gorra al estilo de las gorras de los marineros.  Una ligera pieza encargada de cubrir el cuerpo de cualquier ave,  se posa distraída sobre su  visera. Atrapada entre el índice y el pulgar, como el que recoge un extraño regalo del cielo la guarda y hace llegar ese trofeo del aire a Acción Educativa, la cuna de la mejor pedagogía.
Cedida la pluma al grupo Enterarte a través de un miembro del Seminario Ana Pelegrín, el grupo artístico comienza un proyecto. De momento han enmarcado el regalo de Federico que quedará colgado en la Biblioteca de Acción Educatica.
Enterarte ha elaborado una serie de postales cuyo motivo más destacado es la aparición de alguna pluma. Enviadas las postales al Seminario de Literatura Ana Pelegrín, cada participante buscó un destinatario y en forma de haikú, se han escrito misivas que serán enviadas a adorados personajes como Oliverio Girondo, León Tolstoi o sin remitente a la Calle de los sueños s/n.
El próximo 24 de marzo esperamos poder recoger antes de que comience el encuentro literario con el poeta Raúl Vacas, las postales que están aún sin entregar.
Nuestra próximo proyecto: una exposición con el maravilloso trabajo conjunto entre los grupos de Enterarte y el Seminario de Literatura Ana Pelegrín… quizá sea el adorno prefecto de nuestra próxima Escuela de Verano.
 ¡Lo que Federico ha unido, que no lo separe el hombre!










1 comentario:

  1. Enma Goldman dijo: "Si no puedo bailar, no quiero vuestra revolución" Yo digo: si no puedo volar.....
    ¡gracias al grupo por permitirnos volar entre palabras!
    Amal.

    ResponderEliminar